Hoy es
Dir. Gral. Juan Luis Díaz
Hoy es
Dir. Gral. Juan Luis Díaz
Un relato estremecedor: Mis 7 aos como esclava sexual de Los Zetas y del Crtel del Golfo
PUBLICADO POR  Sin Embargo EL DIA 12/08/2016
Una mujer aterrada viaja en una camioneta que recorre Tamaulipas, Mxico. No sabe a dnde va y para qu. Slo sabe que si se quita la venda de los ojos, la ejecutarn. Que esos hombres armados que la custodian son tan sdicos que parecieran paridos en el infierno. Y que ese podra ser su ltimo da con vida.

Esa mujer desciende con miedo de la camioneta. Las piernas le tiritan mientras entra a una quinta grande, polvosa, aislada bajo el calor desrtico de la frontera entre Mxico y Estados Unidos. Le ordenan quitarse la venda y avanza detrs de los hombres armados. Atraviesa una habitacin, otra, un pasadizo, un tnel. La mansin se va oscureciendo mientras desciende unas escaleras y sus ojos se fijan en una luz tenue y roja que cubre todo lo que hay en un stano casi sin muebles: cuerpos desnudos y encadenados a las columnas que van de techo a piso.

Ah hay jvenes que agonizan. Desvanecidas, sostenidas slo por cadenas. Que balbucean a travs de hilos densos de saliva y sangre. Que parecen estar en sus ltimas horas de vida. Y alrededor de ellas merodean hombres que sonren y las violan, ren y las golpean, se tocan los genitales y las hieren con cuchillos.

Esa mujer asustada cierra los ojos. Cree que hay cuatro, cinco, seis mujeres. Sus custodios la obligan a mirar y, para evitar llorar, pone la mente en blanco y enfoca un altar y unas velas. La sangre que se esparce en el piso desprende un intenso olor a hierro, como de ferretera vieja, como sabor a moneda bajo la lengua.

Se pregunta en silencio de dnde sacaron a esas mujeres?, en dnde quedarn sus cuerpos? Y cuando pregunta en voz alta por qu le hacen eso a las jvenes, un hombre armado, con gesto aburrido responde con naturalidad porque esos clientes son buenos y pagaron mucho dinero.

Entonces esa mujer aterrorizada cae en la cuenta: est ah para saber que ese es el destino normal para una esclava sexual que, como ella, est secuestrada por un crtel. As es la vida en cautiverio cuando el cerrojo lo tiene el Crtel del Golfo.

Esa mujer lleva tanto tiempo en un cautiverio sin calendario, televisin o peridicos, que no sabe que lleva unos cinco aos secuestrada. Y despus de esa tarde, pasar poco ms de dos aos ms en las redes ms violentas de explotacin sexual. Acumular siete aos y medio como una esclava sometida, primero, por Los Zetas y luego por los rivales de la ltima letra.

Y cuando huya de ese cautiverio, contar a las autoridades mexicanas de la Unidad Especializada en Investigacin de Trfico de Menores, Personas y rganos que son ciertos los rumores sobre lo que pasa en Tamaulipas, un estado que se ha ganado el apodo de Mata-ulipas porque 7 mil 200 de los suyos han sido asesinados en los ltimos cinco aos, segn datos oficiales.

Esa mujer narrar lo que muchos an creen que es un mito: que a las vctimas les colocan chips para impedir que huyan, que los narcos se deshacen de los cuerpos con tcnicas de horror, y que hay clientes que pagan por torturar y casi nadie de las vctimas se salva.

Casi nadie, excepto Daniela.

EL CASO IMPOSIBLE

Si existieran categoras, los largos secuestros por esclavitud sexual en redes del crimen organizado podran dividirse en tres tipos: los tpicos, de mujeres que un da son raptadas sin peticin de rescate y permanecen desaparecidas mientras el paso del tiempo dificulta su regreso, como la mexicana Stephanie Snchez, cuya ltima certeza es que hace casi 12 aos fue sustrada para convertirla en la novia de un jefe del crtel de Los Zetas.

Un segundo tipo son los casos que slo se resuelven en ficcin, como el del personaje de la telenovela argentina Vidas Robadas, Juliana Miguez, quien despus de pasar un ao en una red de trata de personas logra recobrar su libertad y encontrar el amor verdadero, aunque la persona real en la que se bas su historia, la tucumana Marita Vern, siga siendo buscada en fosas clandestinas de bandas de explotacin sexual por su madre, la activista Susana Trimarco.

Una tercera categora sera la de sobrevivientes casos rarsimos como la colombiana Marcela Loaiza, quien despus de 18 meses de rapto por la Yakuza japonesa pudo escapar y su extraordinario testimonio la convirti en una celebridad y escritora de libros sobre su experiencia como vctima.

Pero el caso de Daniela no cuadra an en ninguna categora. Habra que crear para ella un cuarto tipo, el de los imposibles: volver de unos 90 meses secuestrada por dos crteles en la regin ms violenta de Mxico. Su caso es histrico, ms si se toma en cuenta que el llamado secuestro ms largo de Mxico, por la asociacin civil Alto al Secuestro, fue el de Priscila Lorea, quien estuvo retenida por dos aos, dos meses y ocho das.

Yo calculaba que tena varios aos secuestrada, pens en cuatro, cinco recuerda Daniela, sentada en un restaurante al poniente de la Ciudad de Mxico, en una entrevista exclusiva con VICE News. Cuando me rescataron y las autoridades me dijeron el tiempo, sent como si el mundo me cayera encima.

Por qu no tenas idea del tiempo? le pregunto, mientras da pequeos sorbos de agua frente a una pizza que mira con inapetencia.

Yo no estuve en una casa de seguridad, como se guardan a los secuestrados. Cuando es trata de personas, es diferente porque no hay rescate, ellos quieren que tu familia piense que ests muerta para que no te busquen. No te guardan, te ponen a trabajar, te sacan a la calle, a los bares, a los tabledance. Parece que eres una mujer libre, pero no lo eres.

Podas saber, al menos, el mes en el que vivas?

No. A veces, cuando estaba con un cliente, me enteraba del mes o del ao porque sala en la conversacin. Pero si la gente que me tena [secuestrada] me escuchaba preguntar algo as, me golpeaba muy feo, as que no lo haca. No poda escuchar radio, ni televisin, ni leer peridicos, ni nada. Dorma en una casa de ellos, me llevaban con los clientes, a hacer cosas muy feas, me quitaban el dinero y me regresaban a dormir.

Lo entregabas a los narcos que te raptaron

Primero, a Los Zetas. Luego, estuve con los del Golfo y [luego] ya, me ayudaron a escapar

Cunta gente no tuvo tu suerte, Daniela?

Vi a mucha gente morir, morir de formas espantosas. Nadie se imagina lo que tuve que ver. Quiero hablar porque la gente tiene que saber lo que est pasando en la frontera con las jovencitas desaparecidas y con muchas de las que estn dando sexoservicio en las zonas del narco

ESTS CON LOS ZETAS

A Daniela la engaaron los narcos mexicanos, porque saban su punto dbil: la pobreza. Como costurera de una maquila en Nicaragua, ganaba apenas lo mnimo para proveer a sus hijos y a su madre. Las deudas la consuman y un prstamo era una oportunidad que no poda rechazar, as que cuando le ofrecieron dinero, ella acept que una desconocida la llevara a una supuesta reunin informativa en la frontera de su pas y Honduras, donde determinaran si era elegible para la ayuda financiera.

Era abril de 2008. Daniela llegaba a los veintitantos aos con una figura esbelta, pequea y con una piel morena tensa, incompatible con las arrugas. Sus rasgos angulosos y respingados eran los de una tpica joven centroamericana. Pero hoy, esa imagen resiente las secuelas del secuestro: ha ganado peso, tiene cicatrices que le salpican la cara, un ojo desviado y medio rostro paralizado por las golpizas que recibi y que fueron paliadas por una ciruga plstica de seis horas. Lo que sigue como siempre es su largo cabello negro.

A diferencia de Honduras y El Salvador, Nicaragua era un pas relativamente tranquilo. Acaso por la pobreza extrema que se vive ah, los crteles y las pandillas tardaron en contemplar a la patria del poeta Rubn Daro en sus planes de expansin. Por eso, Daniela no sospech cuando la camioneta que la llevaba a la reunin informativa, junto a dos mujeres ms, supuestamente se averi en un tramo desolado en la carretera. De la maleza, salieron varios hombres armados que las obligaron a subir a otros vehculos, mientras los organizadores del prstamo salan ilesos del asalto.

Daniela se sum a un grupo de 15 mujeres que ya iban retenidas. A todas les quitaron sus identificaciones y les exigieron las direcciones de los domicilios familiares; si mentan o si trataban de huir, torturaran a sus hijos o padres hasta matarlos. Les dieron jeans limpios, playeras tipo polo, gorras blancas, y la instruccin de decir, en cada estacin migratoria de Honduras, Guatemala, Belice y Mxico, que viajaban a Chiapas como parte de una excursin turstica. El grupo lleg legalmente y por tierra hasta Comitn, Mxico, despus de dos das de un viaje silencioso y angustiante.

La primera parada fue el tabledance El Babilonia, un local sucio, oscuro, maloliente principalmente para migrantes que se inflaban la hombra con cerveza. Daniela tuvo ah su primer contacto con la prostitucin forzada: durante 15 das, fue obligada a dar servicios sexuales y, si el cliente se quejaba de su inexperiencia, era golpeada.

Nos hacan hacer cosas muy humillantes. Una les deca pero por qu quieres hacer eso? y decan que ya haban pagado por nosotras, que tenamos que hacer lo que quisieran. Yo no saba hacer muchas cosas y, pues, me golpeaban para que aprendiera cuenta Daniela.

Esa fue slo su iniciacin. A las dos semanas de pisar Chiapas, el grupo armado subi en una camioneta a todas las mujeres y emprendi camino al norte del pas. De vez en cuando, daban a sus secuestradas a otros hombres en distintos pueblos. Las repartan como paquetes. A una la entregaron en Chiapas, a otra en Tabasco, a algunas ms en Veracruz. Daniela fue la ltima en bajar de la camioneta y entonces supo la plaza en la que debera trabajar: en un letrero ley Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Alguien, envalentonado por el arma que sostena, le presumi el grupo que la tena secuestrada: ya te diste cuenta? Ests con Los Zetas.

A partir de entonces, el tiempo se torci para Daniela.

DANIELA, TOITO Y LA VIDA EN CAUTIVERIO

Daniela se acuerda de Toito y le viene un llanto incontrolable. Pierde el habla, se le agita el pecho, se jala los dedos. Compartiendo cautiverio, eran una especie de hermana mayor y menor. El nio tena 12 aos cuando se conocieron, ella prefiere no precisar su edad.

Al llegar a Nuevo Laredo, ambos fueron obligados a trabajar en El Danash, un tabledance que controlaban Los Zetas en la zona centro de la ciudad fronteriza. Ella era una bailarina y edecn que deba sonrer siempre, coquetear y esconder la profunda tristeza que senta por su familia para poder llegar al tabulador de diez servicios sexuales y evitar as una golpiza. l era mozo, mensajero, halcn y DJ que deba lucir siempre contento, dispuesto y vigoroso, incluso cuando era rentado a hombres que viajaban desde Estados Unidos para tener sexo con nios.

Ambos vivieron lo mismo: los hospedaban en casas de seguridad de donde slo salan para ir al tabledance o a casas u hoteles con los clientes. Los obligaban a emborracharse con los comensales, a esnifar cocana y a ofrecerse como pedazos de carne resistentes a las peores humillaciones.

Los clientes regulares pagaban por sexo con ellos en los privados del Danash, mientras que los clientes VIP casi siempre rubios, maduros, respetables hombres de familia en Estados Unidos compraban das de descontrol que incluan sexo violento y la diversin de torturarlos. Hombres que se excitaban ms con el sufrimiento ajeno que con el acto sexual.

A Daniela la busc su familia en los primeros aos de su desaparicin. Pusieron una denuncia ante las autoridades nicaragenses, fueron a la televisin local, pagaron por afiches con el rostro de la costurera, pero el tiempo y el dinero vencieron la bsqueda. A los dos o tres aos de esperar infructuosamente su regreso, la dieron por fallecida y se resignaron a una vida sin ella. Lo mismo habra pasado con los seres queridos de Toito, piensa Daniela.

A ella le quemaban las piernas con un fierro caliente por no saber descolgarse del tubo de la pista de baile; a l, por llorar durante las violaciones que sufra, y le quitaban la comida hasta que apenas poda ponerse en pie. A ella la azotaban cuando peda un da de descanso porque le ardan los genitales; a l le daban bofetadas en la boca que le aflojaban los dientes, si se negaba a emborracharse con los hombres y mujeres que le pedan hacer cosas indecibles.

Cuando sus captores no los miraban, ellos rompan la regla de no hablarse dentro de la casa de seguridad y fantaseaban sobre lo que haran en libertad. As sobrevivieron por aos, imposibles de calcular.

Pobrecito mi Toito, tena 12 aitos cuando nos conocimos y cada vez que lo pedan, lloraba. De tanto hacer eso, creci enfermo hasta los 16, 17, creo. Tena un problema en el intestino y como ya no poda desempearse, lo llevaron a un monte conmigo

El relato de Daniela es una muestra de la crueldad con la que los crteles mexicanos manejan el negocio del sexo: en un monte despoblado, hermana mayor y hermano menor fueron enfrentados. Los Zetas dieron a ella una pistola y le ordenaron matar al menor, inservible por su frgil salud para seguir como sexoservidor. Ella se neg y entonces la pistola pas a manos de l, a quien le ordenaron disparar para salvar su vida. Ninguno pudo balear al otro y los Zetas, furiosos, decidieron actuar por ellos mismos.

l nunca pudo, ni yo tampoco. Entonces, lo colgaron y empezaron a cortarlo. A hacerle heridas. Y me decan no te da pesar?, por qu le hiciste eso, si dices que lo quieres? Mira lo que nos obligas a hacerle. Hasta el final, le dieron un balazo en su cabecita. Ca en el suelo, comenc a llorar, gritar, me patearon, me subieron a una camioneta y no supe ms de l.

LOS ZETAS ROMPEN CON SUS JEFES

Daniela narra que despus sabra que se trataba de una prueba: si era capaz de matar a Toito, servira como sicaria; si no, pasara droga y seguira como esclava sexual. Al no poder matar a su hermanito, Los Zetas le asignaron traficar con cocana hacia Reynosa, Ciudad Victoria, San Luis Potos y esa nueva posicin en el grupo la llev a conocer a los jefes de la agrupacin desde lejos: al Z-40, el Metro 3, El Catracho

Se trataba de un movimiento comn en la trata de personas, cuando es manejada por los crteles: las secuestradas con ms aos de esclavitud tienen ms dificultad de obtener ingresos por servicios sexuales frente a las nuevas vctimas, as que se les deriva a nuevos roles, especialmente aquellos donde es ms probable que las asesinen las fuerzas militares. Se convierten en seres desechables, sicarias, pasadoras de droga, halcones, cobradoras de extorsin, emboscadoras de vehculos oficiales.

Uno de los jefes del narco que se qued grabado en su mente fue Salvador Martnez Escobedo, La Ardilla, el sdico mando de 31 aos que se mova por el Danash como si fuera su casa. La leyenda deca que mataba primero y averiguaba despus, un rumor que Daniela confirm cuando vio personalmente cmo ordenaba la matanza de 72 migrantes centroamericanos en San Fernando, Tamaulipas en 2010, por la cual hoy La Ardilla duerme en una zona de alta seguridad de un penal federal en el sureo estado de Oaxaca. El motivo: Salvador crey que los viajeros iban a reforzar la tropa de sus enemigos y, ante la duda, prefiri ordenar su fusilamiento. Este relato est en la denuncia interpuesta ante la Unidad Especializada en Investigacin de Trfico de Menores, Personas y rganos, a la que VICE News tuvo acceso.

La Ardilla era un desalmado. Yo vi lo de San Fernando, yo estaba fue horrible dice Daniela, quien abre los ojos cuando le muestro en mi celular una fotografa del narco rindose en el hangar de la Polica Federal. Ese, ese es. Ese seor es el ms malo, el peor de todos

Fue tanta la cercana que lleg a tener Daniela con los mandos del crtel, que fue testigo de un hecho clave en la violencia en Mxico: en algn momento del ao de la matanza de San Fernando, Los Zetas iniciaron su ruptura con El Crtel del Golfo como su guardia armada. Envalentonados por el dominio que tenan en el estado, Los Zetas se separaron de los jefes a los que protegan y se autoproclamaron un crtel autnomo. Daniela qued en medio de esa guerra separatista en la que murieron decenas cientos? de mujeres vctimas de trata que eran reclamadas por un bando y el otro. Se salv gracias a que uno de sus captores originales decidi quedarse del lado de los golfos y uno de ellos exigi que fuera su amante.

Cuando este hombre me dice que voy a ser su amante, me llevan a un lugar, agarraron una navaja y me abrieron en el pie, por el empeine. Me pusieron un chip para localizarme y, si me escapaba, me iban a buscar, si iba con las autoridades.

Daniela crey que ser amante de El Viejn, el apodo de su amante convertido en jefe del Crtel del Golfo, la librara de los servicios sexuales forzados. Se equivoc: l la mand de regreso a los tabledance y ella pens que, ahora s, la suerte de seguir viva se le terminara.

Que su vida acabara en alguna pista de baile. O en un lugar peor.

LA VIDA CON EL CRTEL DEL GOLFO

En Tamaulipas pasan cosas sorprendentes, violentamente distintas al crimen de cualquier otra ciudad del mundo: el narco se pasea a plena luz del da en autos conocidos como monstruos, vistosos tanques blindados en los que pistoleros matan policas; los candidatos a puestos populares son asesinados en las elecciones y repuestos con una pasmosa facilidad; y los crteles colocan cmaras de video en los postes de luz, mientras la autoridad duerme.

En junio de 2015, el Grupo de Coordinacin de Tamaulipas report que se haban desmantelado 180 lentes de videovigilancia que los crteles instalaron en la va pblica para monitorear a los habitantes de ciudades como Reynosa, San Fernando, Ro Bravo. El narco tena ojos y odos en el estado.

Y en el negocio de la explotacin sexual no es diferente: bajo las nuevas rdenes del Crtel del Golfo, Daniela saba que los clientes eran grabados desde que entraban a los tabledance. Que las habitaciones del antro y de los hoteles tenan cmaras y micrfonos ocultos. Que las mujeres obligadas a prostituirse llevaban cmaras escondidas hasta en los botones de las blusas. El narco ve desnudos a los clientes y los espa para evitar que entablaran conversaciones personales con las vctimas.

Hubo varias que las mataron por intentar escapar. Los narcos tomaban video de cmo las maltrataban y nos obligaban a verlos para que no nos atreviramos a huir.

Qu hacan con los cuerpos, Daniela?

Las ms adictas, ya no servan y las desaparecan. Ellos mismos decan pngase vivas, porque van a terminar como La Fulana en el barril. Tenan jaulas, haba un len ah en Reynosa, en una casa. Ah echaban tambin los cuerpos.

Al len? le pregunto casi sin querer creerle, aunque esto lo haya denunciado en una averiguacin previa ante la Procuradura General de la Repblica.

S, s, supe que las echaron, porque nos ensearon el video. El animal se coma parte de los cuerpos y con una manguera quitaban la sangre que se iba por la tubera.

As desaparecan los cuerpos?

S, los que ellos mismos mataban o los que los clientes mataban.

Viste menores de edad?

Supe que haba, pero a ellas no las llevaban al table. Las guardaban para los mejores clientes y se las llevaban a su domicilio o a casas que tena el grupo para los gringos que venan a Mxico a eso.

Con el Crtel del Golfo, Daniela conoci la quinta grande, polvosa, aislada bajo el calor desrtico de la frontera con Estados Unidos, donde los clientes ms adinerados torturaban y mataban a mujeres por placer. El lugar con olor a hierro, como de ferretera vieja, como sabor a moneda bajo la lengua. Y supo de los cal
OTRAS  NOTICIAS...
  
19/05/2017
Calificacin de Apgar
  
06/02/2017
Sexo diario es un riesgo
  
14/09/2016
Escapa leopardo en Len
  
06/05/2016
'Vivamos del turismo'
  
09/03/2016
El clima fue el enemigo
 Visita Nuestro Canal  
  • 1
  • 1
  • 1
  • 1
  • 1
  • 1
  • 1
  • 1
 Ultimas Noticias
LOCAL
 17 mil espectadores en el desfile cvico deportivo por el 107 aniversario de la revolucin
NACIONAL
 Diputadas priistas, gritan Eh, pu a diputado de Morena
INTERNACIONAL
 Cree Trump en Putin por 'Rusiagate'
SEGURIDAD
 En una maleta de viaje ocultaba droga suficiente para 350 dosis de cristal
DEPORTES
 Da Pachuca golpe de autoridad en casa
ESPECTÁCULOS
 Vetan a Katy Perry en China
CIENCIA Y TECNOLOGIA
 Instalan red sismogeodsica en Guerrero
MUNDO
 As luce el tiburn prehistrico que fue capturado en Portugal
VIRAL
 Como protesta a quienes graban bajo la falda, se la levanta
Editoriales de Hoy en  
Jorge Surez-Vlez
En su reciente viaje a Mxico, Paul Krugman, profesor de Princeton galardonado con el Premio Nobel de Economa, hizo comentarios poco afortunados al decir que una victoria de Lpez Obrador no sera tan grave. Hizo el paralelo con la eleccin de Luiz Incio Lula da Silva, temida por los mercados y que acab no siendo "tan negativa". Sin evidencia, Krugman asume que AMLO "se moderara" en el poder. Las opiniones de Krugman tienden a la superficialidad y siempre parece anteponer sus dogmas. Abunda evidencia de sus yerros, como su pica batalla con Niall Ferguson, historiador econmico, profesor de Oxford y Harvard, quien defenda la poltica de austeridad que aplic el gobierno ingls despus de la crisis de 2008. Krugman afirm que los llevara al colapso. Ferguson tuvo razn. La Presidencia de Lula fue buena para Brasil? Como AMLO, se present tres veces a elecciones presidenciales. El sindicalista que no acab la primaria frecuentemente cometa pifias pero conectaba con la gente. Como hoy en Mxico, los brasileos queran un cambio. Despus de la evidencia histrica de sus dos partidos tradicionales, PSDB y PMDB, "no poda haber algo peor". Brasil estaba harto de corrupcin, impunidad (todo siempre "acaba en pizza", decan) y violencia. Haba que darle la oportunidad a alguien nuevo y le toc al Partido dos Trabalhadores. Entre muchos errores, el PT abarrot a empresas paraestatales brasileas, con enorme peso en la economa, con trabajadores no calificados y ejecutivos sin experiencia, mermando su productividad. Tomar dcadas limpiarlas. Y la corrupcin? Bien gracias. El ascenso del PT al poder prob algo que los mexicanos deberamos aprender escarmentando en cabeza ajena: cuando se conectan polticos de un partido que no ha estado en el poder a un sistema estructuralmente corrupto, sus miembros se corrompen instantneamente, a veces superando a gobernantes previos, por no saber por cunto tiempo la mata seguir dando. Jos Dirceu, lder del partido, fue encarcelado por corrupcin en 2012, mucho antes de los escndalos que hoy sofocan la poltica brasilea. Lula abri la llave del gasto pblico aprovechando un entorno global que no pudo favorecerle ms. Al pas gran productor de materias primas le tocaron aos de rcord de demanda china (y precios) por lo que ellos producan. Lula desarroll un aparato clientelar y corporativista colosal. Cuando los precios regresaron a la normalidad, la presidenta Dilma, su sucesora, simplemente no tuvo con qu alimentar a la bestia. Los problemas fiscales de Brasil son gravsimos, a pesar de que es un pas cuya recaudacin de impuestos compite con las de pases europeos, y es 72% superior a la de Mxico, relativa al PIB. Pero, ms all del dao econmico de la Presidencia de Lula, del Lava Jato, el peor escndalo de corrupcin en la historia que provoc la impugnacin de Dilma y el posible encarcelamiento de Lula, y de violencia que supera a la de nuestro pas; como en el caso de los gobiernos de Chvez y Maduro en Venezuela, el principal dao por aos de gobiernos del PT fue que convencieron al pueblo brasileo de que la forma de progresar y de salir de la pobreza tiene poco que ver con su esfuerzo o mrito personal, y se obtendr slo en funcin de que el Estado provea. Lula no cre un sistema educativo moderno, no se asegur de que la inversin privada y el entrenamiento a los trabajadores incrementaran su productividad y remuneracin, no construy infraestructura que hiciera que Brasil compita internacionalmente, sencillamente les ense a sus seguidores a estirar la mano para recibir ms ayuda de un gobierno que ya no tiene ni tendr de dnde sacarla, y que incluso le est teniendo que cambiar las condiciones a pensionados y retirados para evitar la quiebra. ...
Onano se llamaba, y era dado al solitario entretenimiento que en ingls se llama "jack off" y en los bajos fondos de nuestro pas es designado con vulgarismos tales como "chaqueta", "cascaroleta" y otros de similar jaez. Cierta noche Onano beba solo en una cantina de barrio. Lo haca en forma extraa: peda dos tequilas; uno se lo tomaba l y el otro lo verta en el hueco de su mano derecha. El cantinero, que por razn de su oficio era curioso, le pregunt por qu haca eso. La pregunta molest a Onano. Respondi: "Acaso no puedo invitarle una copa a mi pareja amorosa?"... Babalucas coment: "Mi hijo tiene 14 aos y toca el piano como Rubinstein: con las dos manos"... Los amigos de don Cornulio le dijeron: "Deberas poner persianas en la ventana de tu alcoba. Anoche pasamos por tu casa y te vimos haciendo el amor con tu mujer en forma tal que las pelculas porno de Marilyn Chambers y Ron Jeremy parecen caricaturas de Bugs Bunny si se les compara con lo que t estabas haciendo". Replic don Cornulio: "A m no me vengan con amonestaciones, reprensiones, admoniciones, exhortaciones o recomendaciones. Yo andaba de viaje, y ni siquiera estuve anoche en mi casa"... Se antoja excesivo el nmero de firmas -casi 900 mil- que la amaada legislacin electoral pide a los ciudadanos para poder figurar como candidatos independientes a la Presidencia. El aspirante priista, en cambio, requiere una sola firma para obtener esa candidatura: la del presidente de la Repblica. (Y Lpez Obrador no necesita ni una). Urge una nueva ley que haga menos difcil el camino de quienes aspiran a un cargo de autoridad o representacin, pero que no quieren o no pueden llegar a l por medio de un partido. Desde luego ese camino no es tan arduo para Jaime Rodrguez Caldern, llamado El Bronco, pues se dira que las firmas le estn cayendo del cielo, por no decir que de Los Pinos. Ese presunto patrocinio oficial derivara del temor que el prigobierno tiene -ms que temor, pnico, y ms que pnico terror- de que AMLO llegue a la Presidencia. Le pone enfrente, entonces, otra candidatura populista, personalista y caudillista a fin de contrastar la suya y restarle votos en las urnas. El miedo no anda en burro, pero s al parecer en bronco... Er Nio de las Bellotas, conocida figura del toreo, lleg a su casa muy mortificado despus de torear una corrida peligrosa. Con acento sombro le dijo a su mujer: "Malas noticias, Relicaria". "Seor del Gran Poder! -profiri ella, alarmada-. No me digas que el toro te empiton!". "Peor todava -contest Er Nio-. Me empitos"... El paciente abri los ojos en su lecho de hospital y al ver a su esposa exclam: "Qu hermosa mujer!". El mdico les dijo en voz baja a los familiares del enfermo: "Ahora s me preocupo. Est empezando a delirar"... La profesora les pidi a los nios que dijeran una palabra que tuviera varias oes. Rosilita sugiri: "Goloso". Juanilito propuso: "Coloso". Pepito respondi: "Goooooooool!"... En qu se parece una pizza mediana a un trabajador que gana el salario mnimo? Ninguno de los dos puede alimentar a una familia de cuatro... El doctor Ken Hosanna le hizo la circuncisin a don Perpucio, quien a su edad empez a sentir molestias en el blano. Una semana despus de la intervencin envi su recibo de honorarios, que lleg a la casa de don Perpucio junto con el recibo de la luz. Le dijo el seor a su mujer: "Slo tengo dinero para pagar uno de los dos recibos. Cul de los dos pago?". Sin vacilar contest ella: "Paga el de la luz. Si no lo pagas la CFE te puede cortar la luz. En cambio el mdico, aunque no le pagues, no puede cortarte la sta"... FIN. ...
Fray Bartolom
POR LOS RUMBOS de San Lzaro se comenta que la apresurada aprobacin del Presupuesto de Egresos 2018 fue con dedicatoria poltica. Es decir, fue el regalo de despedida para el titular de la SHCP, Jos Antonio Meade. A MS de uno sorprendi que en fast track los diputados sacaran desde el jueves y durante la madrugada del viernes el paquete econmico, toda vez que tenan hasta el da 15 para hacerlo e, inclusive, ese era el acuerdo entre los coordinadores de los partidos. SIN EMBARGO, desde algn lugar les hicieron el cambio de luces a los diputados tricolores, por lo que Csar Camacho se puso a operar la aprobacin adelantada. Dicen que el amarre final lo hizo el pastor de la grey priista en un Starbucks en el que se vio con Roco Nahle, coordinadora de Morena. BUENO, y por qu tanta prisa? Pues, segn esto, para que Meade se pudiera ir sin pendientes de la Secretara de Hacienda. Aj! Segn la versin que circula entre los priistas, la salida se dara en estos das. CASUALMENTE, el pasado mircoles, el propio Meade cen con un grupo de gobernadores priistas para abordar el tema presupuestario, pero aquello termin siendo, segn dicen, una clida despedida. El TAN CACAREADO encuentro de ayer entre Andrs Manuel Lpez Obrador y Ricardo Monreal qued en el misterio. HAY QUIEN dice que fue en una camioneta, ellos dos solos, en un trayecto entre Quertaro y San Luis Potos. Otros, que fue un "rendezvous huasteco", porque el lder morenista andaba en Ciudad Valles, e incluso hay quienes aseguran que no se han visto. LO QUE s se sabe es que en la agenda haba tres posibilidades para convencer a Monreal para que se quedara en Morena: hacerlo presidente del partido, coordinador de la campaa presidencial o secretario de Gobernacin... noms que para eso primero tienen que ganar. NO CABA ni un comensal ms en el restaurante "El Cardenal" de la Alameda ayer por la maana y, cosa rara, un grupo de hombres llevaba un buen rato ocupando una mesa... pero sin probar bocado. DE PRONTO, los aparentes comensales se pararon todos al mismo tiempo y se retiraron al ver llegar a Vctor Flores, el sempiterno lder sindical ferrocarrilero, quien tom la mesa para desayunar con varios invitados. PARECE que en esta semana de festejos por el Da del Ferrocarrilero, el dirigente tuvo el "generoso" gesto de dejar que algunos de sus agremiados le apartaran las sillas. Ah, pero qu poca m...quina! ...
Pablo Hiriart
Armando Ros Piter es uno de los cuadros jvenes de la izquierda mejor preparados, al que se le auguraba un gran futuro, pero lo perdi el canto de las sirenas de una candidatura presidencial independiente que hoy lo tiene al borde del retiro poltico. Suele sucederle a la gente inteligente: toman malas decisiones prcticas. Y los tropezones del Jaguar han sido recurrentes a la hora de tomar decisiones. Ahora se convenci, o lo convencieron, de ir por una candidatura presidencial independiente, cuando los hechos demuestran que no haba condiciones por esa va. La candidatura independiente a Presidencia es para polticos que cuentan con infraestructura para recabar un milln de firmas con pocas facilidades de parte del INE (por mandato de ley), como El Bronco, de Nuevo Len. O para quienes tienen un arrastre nacional propio, para envidia de sus detractores, como es el caso de Margarita Zavala. El Jaguar, en cambio, lleva menos firmas que Marichuy, y est apenas un poco arriba de Pedro Ferriz de Con, quien no tiene respaldo de ningn grupo poltico. Algunos de quienes lo alentaron a lanzarse al ro como independiente y repetan consignas y argumentos contra la partidocracia, lo abandonaron y hoy hacen fila en el Frente de partidos que encabezan Ricardo Anaya, Alejandra Barrales y Dante Delgado Rannauro para obtener algn espacio de participacin poltica. Una tragedia para Ros Piter. Con licenciatura en Derecho y otra en Economa, maestra en Seguridad Nacional por la Universidad de Georgetown y otra maestra en Administracin Pblica por la Universidad de Harvard, el Jaguar ha sido diputado federal, senador, subsecretario federal, secretario en su natal Guerrero y asesor del titular de Hacienda y Crdito Pblico. Su edad? 44 aos. Pero la equivocacin de dejarse encantar por el discurso contra la partidocracia y lanzarse tras la quimera de una candidatura inviable, sucede a otros errores de Ros Piter. Uno de los ms notables fue negarse a ir como candidato del PRD en Guerrero. Mejor dicho, no es que Ros Piter se haya negado a ser candidato al gobierno de su estado, sino que no quiso ser gobernador de Guerrero. La tena ganada, y la dej ir. Guerrero no era un lugar atractivo por la violencia poltica y el tiradero que dej el desgobierno de ngel Aguirre y su sucesor interino. No se vea por dnde se poda pacificar ese estado, con una coordinadora de la educacin estatal beligerante y atrabiliaria, que se meta a golpes hasta la casa misma del gobernador. Sin embargo un poltico local sin tanto ruido, Hctor Astudillo, con trabajo constante, profesional, y sin buscar reflectores, ms la tarea de la SEP, han logrado bajar la violencia poltica en ese estado: ya no es ingobernable. Y la criminalidad que enfrenta Guerrero es producto de sus problemas atvicos que la preparacin y capacidad de Ros Piter hubieran ayudado a resolver. Para eso, precisamente, estudi. Tambin se equivoc al rechazar la oferta de ocupar la Secretara de Gobierno que le ofreci Miguel ngel Mancera, en la Ciudad de Mxico. Era una excelente plataforma para hacer cosas, enfrentar y actuar ante problemas concretos de gobierno en una gran ciudad. La proyeccin que hubiese adquirido desde la Secretara de Gobierno de la CDMX lo tendra hoy en otra plataforma. Todo eso tuvo al alcance de su mano Armando Ros Piter y lo dej pasar, pues se crey que el discurso contra la partidocracia, ms la ayuda de algunos amigos que se esfumaron lo pondran en las puertas de Los Pinos. Preparado, decente, lcido, se dej envolver por las llamas en la hoguera de las vanidades, que suelen ser contagiosas y expansivas. Esperemos que sus heridas no sean incurables y el prximo Presidente rescate y aproveche a un talentoso cuadro de la izquierda, pues se necesitan servidores pblicos como l. ...
Raymundo Riva Palacio
El secretario de Gobernacin, Miguel ngel Osorio Chong, presumi que la tasa de secuestros se redujo en los primeros nueve meses de este ao en 17%, con respecto al mismo periodo en 2012, el ltimo ao del gobierno de Felipe Caldern, y dijo que el objetivo es que no haya ni un solo secuestro. Hay que combatirlo, pero no con discursos, dijo el secretario, quien, con discursos amaados, pletricos de lugares comunes no debemos bajar la guardia ni escatimar recursos, utiliz el recurso que critic. Tasa cero en secuestros, sin embargo, es una utopa en Mxico y el mundo. La disminucin del secuestro en el gobierno de Enrique Pea Nieto, no lo aclar, tambin es relativa. De acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pblica, que recibe y procesa la informacin de las procuraduras y fiscalas de las 32 entidades federativas, el nmero de secuestros s se redujo en el periodo de enero a agosto de 2012, cuando se registraron 901 denuncias, al mismo periodo en 2017, cuando se hicieron 782 denuncias. La trampa del secretario se da en los lapsos que escogi para comparar. Con la misma fuente de informacin, la tasa de secuestros se elev dramticamente en los primeros ocho meses de 2013 al denunciarse mil 123 secuestros. En 2014 se baj a mil 13 casos denunciados, pero en 2015 hubo una reduccin drstica, con un desplome a 704 secuestros denunciados, que se mantuvo estable durante 2016, cuando hubo 710 denuncias. Es decir, no compar con los aos del peismo, sino con los de Caldern. La considerable baja en la tasa del secuestro a partir de 2015, adems, coincide con un cambio en la metodologa para contabilizar los secuestros. Hasta 2014, los secuestros se sumaban individualmente en cada averiguacin previa, por lo que cada una de las que se abra poda tener ms de un caso. Desde 2015, los secuestros en las averiguaciones previas se contabilizan por carpeta y no personalmente. Hay una justificacin tcnica que busca no duplicar el trabajo al procesar secuestros en un mismo caso de manera individual en lugar de ser colectivo, que permite que la investigacin y el proceso sean ms expeditos, pero retricamente es engaoso cuando se hacen comparaciones cuantitativas con averiguaciones previas abiertas antes de ese ao. No puede haber analogas, porque el mtodo de contabilidad es diferente. En las comparaciones con la aplicacin de la misma metodologa, 2013 fue el ao en el que mayor denuncias se registraron desde 1997, cuando se comenzaron a contabilizar las denuncias de secuestro, y todava en 2014, segundo ao del sexenio de Pea Nieto, la cifra es superior al peor ao del sexenio de Caldern, que fue 2011, cuando hubo 967 secuestros. Los nicos datos comparables, por utilizar la misma metodologa, se refieren a 2015, 2016 y 2017. Al tomar estos tres aos, se puede ver que, de 2015 a 2017, la tasa de secuestros va en aumento: 704, 710 y 782%, respectivamente, lo que significa que la cifra de este delito de enero a agosto de este ao se elev 10.1%, con respecto al mismo periodo del ao pasado. Ms an, si se elabora un comparativo, mezclando incluso las metodologas, el nmero de secuestros durante los primeros 57 meses de gobierno de Pea Nieto se elev en 30%, en comparacin con el mismo periodo del gobierno de Caldern. De diciembre de 2006 a agosto de 2011, se denunciaron cuatro mil 760 secuestros en las procuraduras y fiscalas de las 32 entidades federativas, mientras que de diciembre de 2012 a agosto de 2017, hubo seis mil 193 denuncias de secuestro, lo que significa que hubo mil 433 denuncias ms de secuestro en la administracin peista que en la calderonista. En este mismo periodo, el promedio de secuestros denunciados por mes fue de 84 en la administracin de Caldern, contra 109 en la de Pea Nieto. Todos estos datos fueron soslayados por Osorio Chong al presumir los logros en materia de combate al secuestro. En este contexto, los ms de dos mil millones de pesos que se han invertido para el combate en lo que va del sexenio en todo el pas, no han tenido los frutos deseados. De hecho, al hacer una proyeccin sobre el nmero de secuestros al finalizar el ao, con la informacin disponible hasta este momento, se puede anticipar que habr un aumento de aproximadamente 3.5%, en comparacin con 2016, con lo cual el gobierno de Pea Nieto seguir rompiendo rcords negativos en esta materia. El anterior fue en 2013, cuando la tasa de secuestros denunciados fue de 1.43 por cada 100 mil habitantes, que es la cifra ms alta registrada en 20 aos, cuando comenz a medirse el delito. Los datos fros del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pblica contradicen al secretario de Gobernacin, quien en su discurso en Mazatln, al inaugurar la reunin de planeacin y estrategia para el combate al secuestro, dijo: Mientras haya un solo secuestro no debemos bajar la guardia ni escatimar recursos hasta lograr el objetivo de tasa cero. Se trata de un delito grave que no debe quedar impune y que exige una respuesta firme, eficaz y corresponsable de todas las autoridades para lograr el gran objetivo de reducirlo a tasa cero. Nunca en la historia del pas ha habido cero secuestros. El secretario no est hablando con la verdad que exige el fenmeno. Menos an reconoce, como deba ser en un ejercicio de autocrtica, que este gobierno tiene un dficit con los mexicanos en la materia. ...
MACARIO SCHETTINO
Gracias a una conversacin en Twitter entre Donvix (nom de guerre) y el profesor Luis Carlos Lpez, me di cuenta de que puede ser importante insistir en un tema que hace unas semanas tocamos aqu, y que ser determinante en las prximas elecciones. El siglo XX fue un siglo masivo: produccin masiva, medios masivos de comunicacin, y tambin poltica para las masas. Nunca antes se haba producido para todos, ni todos tenan acceso a informacin, ni mucho menos todos podan participar en poltica como ocurri especialmente despus de la Segunda Guerra Mundial. Prcticamente todos los mayores de 40 aos vivieron al menos una parte de esa poca y quedaron marcados por ella. Fue tambin el momento en el que los gobiernos pasaron de controlar unos pocos puntos del PIB a convertirse en Leviatanes que en Europa se llevan ms de la mitad del valor agregado de la economa. Buena parte de ese inmenso gasto viene de otorgar derechos a todos: educacin, salud, seguridad social. Tal vez se nos pas la mano, pero eso lo discutimos en otra ocasin. Lo que creo que es relevante hoy es darnos cuenta de que este fenmeno empez a cambiar a inicios de los aos noventa, y claramente en lo que va de este siglo. Ya no todos producen para un mercado masivo, sino que paulatinamente la produccin hecha a la medida del cliente se ha convertido en un negocio rentable. Desde una inmensa gama de opciones en la compra de autos o electrodomsticos, hasta ropa hecha a la medida, pero a costos muy accesibles, y todo ello gracias a las tecnologas de informacin. En cuestin comunicacional el asunto es todava ms evidente: la inmensa mayora de las personas configura sus propias fuentes de informacin con base en las redes sociales en que habita, y ya no ve televisin, sino que usa su aparato para ver streaming; es decir, para elegir lo que quiere ver, y a qu hora quiere hacerlo. Si todo esto es cierto, entonces la conclusin obvia es que la poltica debe hacerse tambin a la medida. Las propuestas masivas del siglo XX ya no tienen sentido. Es decir, hablar de medidas que van dirigidas a la clase obrera o a la clase media, es hablar de algo que no existe. Creo que lo que ha ocurrido con el salario mnimo en Mxico puede ser un buen ejemplo. No slo parece no haber mucho impacto laboral o econmico de la medida, sino que no hay tampoco efecto poltico: a nadie le importa. Las redes sociales, al permitir que cada uno elija qu fuentes de informacin quiere y qu interlocutores acepta, provocan que construyamos islas en las que slo tienen cabida quienes piensan y hacen lo mismo que nosotros. Y cada una de las islas impulsa su idea como si fuese importante para la sociedad en pleno. Hay islas de todo: amantes de los gatos, amantes de los perros, los que odian a los toros, los veganos, los peatones, los bikers, los runners Y cada uno de ellos empuja su predileccin para la sociedad en pleno. No hay poltico que pueda responder, y la opinin de los isleos acerca de los polticos es terrible. En todo el mundo. Por eso los triunfos electorales en los ltimos dos aos, en el mundo desarrollado, son casi todos de externos que invadieron la poltica, y supieron venderle a cada isla lo que ah se quera comprar. Ms claramente: el camino al triunfo en 2018 pasa por identificar las islas mexicanas, los temas que les importan, y pasar a vender a cada una de ellas el producto requerido. No dudo que asuntos como corrupcin e inseguridad sirvan parejo, pero el triunfo lo darn las islas. Habr que hacer poltica de archipilago. ...
Ir Arriba